Senderismo

Sendero 10 de la Gran Senda | El Colmenar - Charco del Moro y las Buitreras

0 votos

Málaga - Málaga

Esta propuesta coincide con el Sendero Local de Las Buitreras (SL-A 034) y el final de la segunda etapa del GR-141 o Gran Senda de la Serranía de Ronda, que es descrito en sentido contrario. Este sendero es de ida y vuelta.

Powered by Wikiloc

 

 

RESUMEN DE LA ETAPA


El recorrido va en sentido oeste y luego norte, y lógicamente hacia el sur y el este a la vuelta. Tiene una primera parte asfaltada, el camino de servicio que lleva a la central hidroeléctrica, y el resto es vereda por una zona de matorral mediterráneo muy denso.

La senda discurre a veces a bastante altura sobre el valle del Guadiaro y en tres ocasiones baja al mismo cauce del río, con las respectivas rampas. Aunque el desnivel acumulado es escaso, el tramo del final hasta el mirador es algo pedregoso, corto e intenso. Se propone terminar en ese punto porque es fácilmente identificable y completa un recorrido muy adaptado al perfil del usuario de esta guía. No obstante, para tener una perspectiva completa del desfiladero cárstico es factible llegar hasta el Puente de los Alemanes siguiendo el GR, aunque es bastante largo y duro.

Este conocido enclave es tan espectacular que ha sido declarado Monumento Natural aún estando incluido en el Parque Natural de Los Alcornocales. Sus valores principales emanan de la formación geológica de la Garganta de Las Buitreras. Esta cárcava fluvial excavada por el Guadiaro tiene una parte central con paredes rocosas de hasta 300 de metros de altura y sendos tramos encañonados de menor entidad en ambos extremos. El sendero permite conocer el desfiladero principal y el de salida del complejo, donde la surgencia de las buitreras forma el Charco del Moro al ascender el agua desde las profundidades.

El abrigo del cerrado valle en “v”, el entorno tan montañoso y la presencia permanente de agua generan muy diferentes ambientes que albergan una biodiversidad de especies mediterráneas de enorme relevancia.

El aprovechamiento del caudal del río para hacer funcionar la central de Las Buitreras y la línea de ferrocarril Algeciras-Bobadilla ponen el contrapunto antrópico a un enclave tan montaraz. A los canales y tuberías para la hidroeléctrica se unen los numerosos túneles, bóvedas y trincheras ferroviarias que cambiaron para siempre el paisaje entre finales del siglo XIX y principios del XX.

 



LO MEJOR DE LA ETAPA

La central hidroeléctrica de Las Buitreras y el ferrocarril
La historia de la población de El Colmenar está íntimamente ligada a dos infraestructuras de primer nivel. En 1892 se abrió al tráfico ferroviario la línea Algeciras-Bobadilla, que se encontró en Las Buitreras con los principales escollos geográficos. Para salvar la garganta hubo que construir numerosos puentes y largos túneles, muchos de ellos paralelos al sendero. El más llamativo es el semitúnel de los arcos, que se ve desde el mirador final.


Si el siglo finalizó con una actividad inusual en estos pagos, el comienzo del siguiente trajo los trabajos de construcción de la presa y la central hidroeléctrica (1918), separadas por 6 kilómetros de conducciones subterráneas. El agua acumula desde el origen un desnivel de 120 metros, suficiente para mover las tres turbinas mediante la energía potencial del agua acumulada en los 430 metros de la tubería forzada, de un metro y medio de diámetro.

El resurgimiento del río Guadiaro
El Charco del Moro es una larga poza de más de 100 metros de longitud y una profundidad de hasta 8 metros, rodeada de altas paredes calizas pero con una playita de arena al final. Cuando las aguas no vayan muy crecidas se aconseja bajar a este lugar, ya no sólo por disfrutar del río cuando haga calor sino porque se trata de un paisaje de una serena belleza.


Pero el charcón es más importante aún por el hecho de significar la surgencia del río Guadiaro tras haberse infiltrado en el terreno aguas abajo de la presa y el trasvase que merman el caudal significativamente. De hecho, en verano es frecuente que no corra agua por encima del Charco del Moro. En la negruzca pared de la otra orilla, una minúscula plaquita roja a unos metros del agua identifica el lugar en el que se encuentra el Sifón de las Buitreras. Fue explorado en 1994 llegándose a la profundidad de 62 metros utilizando las técnicas del espeleobuceo, y en la actualidad continúa en exploración.

 




DESCRIPCION DEL RECORRIDO

En el extremo este de la avenida de Santiago de El Colmenar comienza una calle más pequeña donde están las señales de inicio de los dos senderos homologados y otras indicaciones secundarias hacia la calle Buitreras. Enseguida escasean las casas y el vial asfaltado con eucaliptos linderos pasa por los primeros descampados, donde suelen pastar las numerosas caballerías que trabajan en el descorche de los alcornoques. La zona de bujeo siguiente lleva hasta la verja de entrada de la central hidroeléctrica.

Hay un grupito de casas a la izquierda y al otro lado se ve pronto la casona de las oficinas, muy cerca de la zona de transformadores y la tubería forzada. Entonces hay que ascender un corto tramo empedrado y pasar por debajo del gran conducto metálico (km 0,9).

Hacia la derecha empieza la vereda y con ella las vistas hacia el Guadiaro, cuyo cauce es bastante ancho pero con grandes bloques de piedras y por lo general discurre entre saucedas y adelfares. En el río se suceden los tramos de rápidos con los charcos profundos, que suelen tener un color turquesa salvo en los momentos en los que el agua baja turbia.

El camino pasa por una ladera de rocas margocalizas con bastante pendiente pero cubierta de una densa vegetación. Hay un canal de desagüe que cruza y un canchal de piedras sueltas, llegando luego a las cercanías de la vía férrea en un altozano que permite una amplia panorámica. Un poco más adelante un estrecho túnel que actúa de alcantarilla para el ferrocarril marca el kilómetro 1,5.

La vereda baja ahora decididamente y muy encajada, rodeada de plantas aromáticas y escaso matorral porque esta ladera sufrió un incendio hace algunos años. Ya abajo la dirección este que se llevaba tuerce bruscamente hacia el norte y se pega por primera vez al río. Hay altas adelfas, zarzas y juncos, pero pronto una bóveda de matorral envuelve al camino en las proximidades de un nacimiento de agua.

Ahora predominan los algarrobos, lentiscos y sabinas pero también muchas lianas, hasta que se sale a una zona arenosa en la que vuelven a ganar terreno los adelfares. Justo este punto es el mejor para cruzar el río cuando el estiaje lo permite. Al otro lado está la Huerta Perdida, por la que pasa un sendero sin homologar pero bien conservado.

En la siguiente cuesta hay unas largas tuberías abandonadas que hacen las veces de albarradas y se llega al puente colgante sobre el cauce de caudal variable (km 2,5). En realidad este arroyito recoge el agua sobrante del canal que va a la central eléctrica, y es por ello que nunca puede saberse la cantidad de agua que llevará, porque depende de las necesidades de turbinación.

Al otro lado del puente está una de las mejores imágenes del Guadiaro, con diversas charcas profundas y, hacia el norte, el Charco del Moro. El sendero baja suavemente y hay un par de desvíos hacia el río que no es necesario tomar. La vereda asciende ahora y pasa por debajo del túnel de las ventanillas, como se le conoce aquí, y las cascajeras producidas por los escombros de la construcción de la vía.

Aproximadamente en el kilómetro 3 hay un rellano con buenas vistas hacia el final del camino. A la misma altura enfrente, debajo de los cortados, están la cueva de Toribio y la de los murciélagos. La imagen más espectacular de la garganta viene a continuación, con la salida de la zona más estrecha y de mayores paredes. Incluso en los veranos más secos suele haber numerosas badinas de aguas estancadas. Unas escaleras dan inicio al tramo de mayor dificultad técnica, en el que ayudan las eses que hace la vereda por una pequeña canal, culminando en un mirador habilitado con barandas, donde se da por finalizada la ida.

 




INFORMACION MEDIOAMBIENTAL

El monumento natural de Las Buitreras
La superficie total del espacio natural protegido es de 22 hectáreas y afecta a los términos municipales de Benalauría, Benarrabá y Cortes de la Frontera. El cañón tiene un recorrido total de unos 2 kilómetros y salva un desnivel de 100 metros entre la entrada norte y el Charco del Moro. Las mayores paredes sobrepasan los 250 metros de altura y son las que se ven al final del sendero.


Es este un escenario ideal para la práctica del descenso de barrancos, pertrechados con trajes especiales para las frías aguas, elementos de progresión vertical y el correspondiente permiso. Como su nombre indica, el Monumento Natural es un importante lugar para el reposo y la cría de buitres, pero también de numerosas aves rupícolas, por lo que hay que evitar causarles molestias, sobre todo en época de cría.


RECOMENDACIONES
La ladera por la que se transita es de orientación este, muy soleada por la mañana. Incluso en verano la parte cercana al río es recomendable para pasar las horas de calor, realizando la actividad a primera o última hora.

ABASTECIMIENTO
En el pueblo se dispone de suficientes servicios, no habiendo ningún punto de abastecimiento de agua en el trayecto, salvo el propio río.

PELIGROS
Es primordial no abandonar el sendero ni utilizar la cercana vía férrea para transitar. El río lleva bastante caudal durante todo el año, pero las crecidas en época de lluvia son muy peligrosas, aconsejando incluso la retirada desde las zonas potencialmente inundables.

EQUIPAMIENTO
Se recomienda una vestimenta de media montaña con pantalón largo debido al matorral espinoso que a veces invade la caja del camino. La protección solar es imprescindible, sobre todo si se realiza la actividad por la mañana.

ESCAPES
El único punto de escape es el sendero que va por el otro lado del Guadiaro en la Huerta Perdida, pero para llegar a él hay que vadear el cauce. Salvo emergencias, la única y mejor opción es desandar lo andado.

Punto de inicio
Cartel de enlace de las etapas 2 y 3 de la Gran Senda de la Serranía de Ronda, convenientemente señalizados en el camino de Las Buitreras.

Punto de llegada
El mismo de salida al ser un recorrido lineal de ida y vuelta.

Galería de fotos

Mapa

Sugerencias...

Islandia es el país más seguro del mundo desde 2008.

¿Pensando en vacaciones? Estos son los 10 países más seguros del mundo

Descubre a qué lugares del planeta puedes viajar con todas las garantías y la máxima tranquilidad

Un avión en pleno aterrizaje.

Las cinco pistas de aterrizaje más peligrosas del mundo

Destacamos algunos de los aeropuertos en los que la maniobra de aterrizaje es de lo más complicada

Cinco ideas para celebrar San Valentín

Planes de última hora para disfrutar de San Valentín

Cinco ideas para sorprender a tu pareja este miércoles, día de los enamorados

Encuentra los eventos de

Agenda de hoy

Cabaret infierno

Cabaret infierno

Sala Joaquín Eléjar

Música de Cámara

Música de Cámara

La Escuela Municipal de Música de Antequera

Taller de Ajedrez

Taller de Ajedrez

Edificio Colores

Prev
Next