Noticias | Agenda

Humor

Luis Piedrahita: "El humor hace la vida más llevadera"

El polifacético creador gallego vuelve al Teatro Alameda con 'Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas', en que construye un mundo en el que todas esas miserias siguen existiendo pero lejos de generar sufrimiento y escozor, desatan ca
17-05-2018 17:19
0 votos
Luis Piedrahita, en una imagen promocional. L. O.

Luis Piedrahita, en una imagen promocional. L. O.

Luis Piedrahita

  • Teatro Alameda, 18 (21.00 horas) y 19 de mayo (19.00 y 21.30 horas)
  • Entradas: 21 euros

El humorista gallego Luis Piedrahita regresa a Málaga con un show que define como un «arma de construcción» masiva. Considerado el mejor mago del mundo del año 2017 por la Academia de las artes mágicas de Hollywood, y uno de los más reputados comediantes de España, Piedrahita vuelve centrarse en las pequeñas cosas, como los ascensores o las esponjas de baño, para tratar de armar un espectáculo que, según su descripción, «desactive el egoísmo». Piedrahita es uno de los clásicos de la escena española de la stand up comedy. Los asuntos que trata en sus soliloquios van desde las esponjas de baño, las polillas, los ascensores, los hoteles... Invita al público a acompañarle durante casi hora y media de show, de risas y emociones, sin más artificios que su personalidad, su voz y su cuerpo.

En Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas estamos en una sala de espera... «Estamos a la espera de cosas, y cuando esas cosas suceden, nos dejan a la espera de otras cosas, y cuando éstas suceden, nos vuelven a dejar a la espera de más cosas». Para ello, hila argumentalmente la obra escenificando distintas salas de espera «en el médico, en un ascensor, hasta en islas desiertas». El paso del tiempo sirve como excusa para exponer al público «un montón de temas cotidianos, cercanos y costumbristas», desde un viaje en avión hasta la higiene o los hoteles, «temas habituales pero que, analizados, son surrealistas». «Sin dejar de hablar de nosotros mismos, quiero poner de manifiesto que muchas de nuestras rutinas que damos por aprendidas y cotidianas, no son tan normales», detalla.

Después de tanto tiempo con el mismo show, ¿aún le quedan amígdalas para seguir?
¡Todavía es un show muy joven! Tiene menos de dos años. ¿Se refiere a si me canso de hacerlo? Imposible. La verdad es que me encanta. Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas es el mejor show de humor que he hecho hasta ahora. Me gusta tanto que no pierdo ninguna representación. Voy a todas. No quiero ocultar que de este show se ha llegado a decir que es una de las obras más ingeniosas y poéticas del siglo XXI. Lo que sí quiero ocultar es que he sido yo el que lo ha dicho.

Dice que el humor es un arma de construcción masiva, ¿considera que el humor debe estar presente incluso en las situaciones más dramáticas de la vida?
El humor es una actitud en la vida. No soluciona los problemas, pero los hace soportables. Es una forma de mirar. Ayuda a relativizar y a ver los problemas con distancia. Funciona como un lubricante. Para eso sirve el humor, para evitar escozores innecesarios. Simplemente, hace la vida llevadera. Es de las pocas cosas que lo consigue.

Su espectáculo ha sido un éxito allá por donde ha ido pero ya es veterano. ¿En qué otros proyectos se encuentra trabajando?
Mi principal proyecto de futuro es seguir haciendo lo que hago, cada día un poquito mejor. Seguiré con este espectáculo un añito más. Seguiré también en La Ventana, en El Hormiguero, siempre haciendo magia y escribiendo humor. Intentando que mi magia sea cada vez más divertida y mi humor cada vez más mágico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook