Noticias | Agenda

Música

Pablo Alborán, en casa para tomar impulso

El artista malagueño inicia hoy en su tierra la gira nacional de 'Prometo', dos conciertos para los que ya no hay entradas
18-05-2018 03:00
0 votos
Pablo Alborán, la eterna sonrisa del hombre que necesitó el silencio para poder volver a contar cosas. La Opinión

Pablo Alborán, la eterna sonrisa del hombre que necesitó el silencio para poder volver a contar cosas. La Opinión

Próxima parada malagueña: la Cantera de Nagüeles

  • Si eres fan de Pablo Alborán, no fuiste rápido a la hora de comprar tu entrada para alguno de los dos recitales del fin de semana y leyendo esta noticia no dejas de maldecir tu tendencia a la procrastinación, no te preocupes: el 1 de agosto comparecerá en la Cantera de Nagüeles para cantarle al público del Starlite Festival. Los precios de las entradas, entre 160 y 330 euros

Llegó el día. Pablo Alborán regresa a su tierra, a su hogar, a su gran feudo, para empezar la manga nacional de la gira mundial del disco con el que ha zanjado dos años de necesario silencio y tranquilidad, Prometo. Y lo hará esta noche y mañana en el Auditorio Municipal Cortijo de Torres en un concierto que se espera emocionante y muy familiar. Por supuesto, el cantante ha agotado todas las localidades para los dos recitales... «Tenía miedo de pensar que mi público se habría marchado pero sabía que quien iba a estar, iba a estar ahí de verdad y entenderían lo ocurrido», declaró hace meses el artista.

El exitoso comienzo del Tour Prometo tuvo lugar en Latinoamérica, a comienzos del mes de marzo, en México y desde entonces el malagueño ha recorrido los países de Guatemala, Panamá, Costa Rica, Colombia, Perú, Ecuador, Argentina, Uruguay y Chile, 23 shows agotando las entradas de la mayoría de las ciudades por donde ha pasado. Han sido recitales altamente emocionantes para Alborán: por ejemplo, las crónicas de una de sus noches en Chile hablan de la estrella arrodillada y emocionada hasta las lágrimas tras la interpretación de varios temas. Momentos como éste también los vivirá en su país, porque ahora es el turno de España, en una gira en la que actuará a lo largo y ancho del Estado.

Se nota en la energía y la sonrisa que ha derrochado en los escenarios latinoamericanos que Alborán echaba de menos los escenarios. Y es que ha estado más de dos años sin pisar unas tablas, 24 meses largos en los que el malagueño ha recargado las pilas personales. «Volví a mi casa, estuve con mis amigos, salí de fiesta, he ido de viaje, he estado estudiando? En este tiempo he estado viviendo», reflexionó el cantante y compositor al regresar.

«Prometo nace desde el silencio. Este álbum es un disco libre que me ha ayudado a desfogar y curar heridas. Quería ser yo mismo con este disco. Gracias a esta pausa he podido desconectar de todo y conectarme conmigo mismo, mi familia y mis amigos», destacó el malagueño en la multitudinaria presentación del disco. «Me faltaba vivir cosas nuevas, conocer gente o simplemente estar en silencio. ¡Quería leer! Pero no me refiero a leer en los aviones un rato, sino a hacerlo profundamente. También aproveché el tiempo para estudiar música otra vez y sacarme de encima muchos prejuicios musicales. Tampoco lo tomé como un drama ni mucho menos», comentó el artista.

¿El resultado? Su trabajo «más libre» de todos y también, según cómo, más malagueño («Cuando estaba grabando en Miami había muchos rincones que me recordaban a Málaga o a Tarifa. Precisamente creo que ese es el espíritu que tenemos los andaluces de tener las puertas abiertas. Y para mí este disco es así también: de puertas abiertas, con muchos estilos y en el que la voz los une a todos»). Y, cómo no, el disco más vendido en España el año pasado, y eso que salió a la venta el 17 de noviembre. Había ganas de Pablo Alborán.

Los conciertos expanden la experiencia Prometo. Alborán adelanta que la que comienza hoy va a ser una gira maravillosa, con conciertos que serán un viaje entre sus anteriores discos y el actual. Además, asegura: '«Habrá mucho baile, emoción, acústicos, electrónica...». Y en un mensaje dirigido a sus fans en las redes sociales tras aterrizar en España de Sudamérica avanzó: «Estamos emocionadísimos porque ahora empezamos la gira en España. Arrancamos en mi tierra. Eso sí que va a ser una fiesta». Una fiesta con mucha, muchísima energía. De hecho, el propio Pablo Alborán ha asegurado en alguna ocasión que ha seguido un «entrenamiento germánico» para poder darlo todo en los escenarios. «Ya bailaba en la gira anterior y alguna cosita habrá también en esta. Hay temas que dan juego para ello, para darse cuenta de que no somos nada y de que hay que vivir la vida. Así que si hay que bailar, se baila», señaló. Pero lo primordial, como siempre, es «la emoción», asegura: «Muchas veces menos es más y cuanto más cosas pongas más distancia creas con el público. La idea es que no se nos vaya la pinza. Estamos trabajando en todos los detalles pero lo que sí tengo claro es que la emoción tiene que primar en este directo», comentó a este periódico el día del lanzamiento de Prometo.

Por fin ha llegado el día. La primera de dos noches. Pablo Alborán regresa a su tierra para cargar pilas y montar una fiesta con su música y su familia. Adiós al silencio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook