Noticias | Agenda

Teatro

'Oh, vino!' prosigue su éxito en el Cánovas

David García-Intriago escribe, dirige y protagoniza esta singular obra de teatro de investigación en la que realiza un recorrido por la historia de la humanidad a través de la madre de todas las bebidas. Esta noche acude al escenario de la plaza de E
12-04-2019 03:00
0 votos
David García-Intriago es el autor, director y protagonista de Oh, Vino!

David García-Intriago es el autor, director y protagonista de Oh, Vino!

El actor, director y dramaturgo malagueño David García-Intriago prosigue imparable con la exitosa gira del montaje Oh, Vino!, una obra de teatro de investigación que esta noche llega al escenario del Teatro Cánovas (21.00 horas) con el aforo completo.

Oh, Vino! es la propia historia del hombre. La mítica y maravillosa historia de Dionisos, dios común del vino y del teatro, también dios de la risa y la libertad. Dionisos, razón de ser de mitos transformados y dioses mucho más antiguos que protegen la risa desde el principio de los tiempos. Es la historia de cómo hemos llegado a ser humanos gracias a una bebida mágica que nos proporcionó alegría, alimento y religiosidad. Es descubrir gracias al vino el por qué somos lo que somos, por qué bebemos lo que bebemos y por qué celebramos lo que celebramos.

El público, acompañado por una copa de vino durante la representación (vinos de calidad contrastada siempre bajo la tutela de las Denominaciones de Origen colaboradoras) ve desfilar antes sus ojos dioses primordiales, turcos con hambre, faraones beodos, cómicos antiguos, bares infames, mujeres libres y semanas que son más santas de lo creemos. Público que deja de serlo y se transforma en coro griego a lo largo del espectáculo en busca de su propia Catarsis. Un extraordinario viaje desde el Neolítico hasta la próxima fiesta que vayas a asistir. Un viaje divertido y ancestral€ el humor ha sido desde siempre el mejor aliado para contar todo lo que es importante contar.

Oh, Vino!: Un actor de legua y lengua que recoge tradición y forma de cómicos antiguos y la transforma en un espectáculo contemporáneo y ancestral al mismo tiempo para espectadores que comienzan degustando vino y terminan riendo a la salud de un dios que se bebe. De un Dios que se deja beber.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook