Noticias | Agenda

Destinos singulares

Rincones para seguir disfrutando de la provincia de Málaga

La provincia ofrece decenas de posibilidades para que, en las próximas semanas, los que todavía no han disfrutado de unas merecidas vacaciones, puedan realizar una escapada
18-08-2019 03:00
0 votos
Dunas de Artola, localizadas en la zona marbellí de Cabopino.

Dunas de Artola, localizadas en la zona marbellí de Cabopino.

Con más de ciento sesenta kilómetros de costa y una veintena de parques naturales y parajes protegidos, Málaga es el paraíso perfecto para seguir disfrutando de los meses de verano sin necesidad de salir de este territorio andaluz. La provincia malagueña es un destino variado de ofrece al visitante una amplia oferta de destinos singulares en los que es posible divertirse y descubrir, así como desconectar en plena naturaleza, a la vez que permite alejarse del bullicio de las ciudades. En ella, también son más de un centenar de municipios los que conforman la provincia y todos ellos están repletos de rincones de gran valor e interés turístico.

Aunque la mitad del verano, periodo vacacional por excelencia, ya ha pasado, todavía quedan por delante semanas estivales en las que descansar y permitirse una escapada para recuperar fuerzas y descubrir esa Málaga que aún queda por visitar.

Casares

Se trata de uno de los pueblos de la provincia caracterizado por el blanco de las fachadas, un entorno verde y el sello de la presencia romana y de Al-andalus. Localizado a tan sólo unos quince kilómetros del inicio occidental de la Costa del Sol, las calles de Casares han conseguido paralizar el tiempo y conservar la tranquilidad que muchos buscan en sus escapadas veraniegas. Declarado en 1978 Conjunto Histórico-Artístico, es considerado como uno de los pueblos más bellos de España. Una escapada a este rincón malagueño te permite disfrutar de la naturaleza realizando una de las decenas de rutas senderistas que rodean la Sierra de Castellina, bañarse en los romanos Baños de Hedionda, siempre previa reserva o visitar la casa natal de Blas Infante, considerado por el Parlamento andaluz padre de la patria andaluza.

Dunas de Artola

En la zona marbellí de Cabopino y limitando con el municipio de Mijas, se encuentra el Monumento Natural de las Dunas de Artolas. Un paraje que se ha ido modelando por los vientos del noroeste y las corrientes litorales de la zona, permitiendo crear un laberinto de dunas cubiertas de vegetación, pero también una zona de playas únicas en la provincia de Málaga. Visitarlas no sólo permite sumergirse en plena naturaleza sino alejarse del urbanismo de la costa y descubrir una estructura defensiva de origen romano declarada Bien de Interés Cultural, la Torre de los Ladrones. Un rincón perfecto para aquellos que no puedan disfrutar de unas largas vacaciones, pero sí de un día de desconexión.

Jimera de Líbar

En pleno Valle del Guadiaro y a pie del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, se localiza Jimera del Líbar, otro de los espacios naturales que ofrece la provincia de Málaga para desconectar durante todo el año. Esta localidad de la Serranía de Ronda en la que conviven vestigios de la Edad de Bronce o los fenicios, también ha pasado sobre ella el manto de la cultura musulmana. Su enclave permite disfrutar en ella de unos días de tranquilidad en plena naturaleza, descubriendo rutas senderistas o piscinas naturales como la Charca de la Llana o la de la Ermita. La cercanía, a tan sólo seis kilómetros, de la Cueva de la Pileta, localizada ya en el municipio de Benaoján, permite que la escapada cuente con un descubrimiento arqueológico esencial para los amantes del arte y los yacimientos prehistóricos.

Ronda

«He buscado por todas partes la ciudad soñada, y al fin la he encontrado en Ronda», así se refería a ella el poeta alemán Rainer Maria Rilke. Ronda es ese rincón del interior de Málaga, clásico entre los clásicos que no puede faltar en cualquier escapada dentro de la provincia. El completo atractivo de esta ciudad pone a disposición del visitante una ruta que se puede conformar con las vistas que ofrece su Puente Nuevo, cruzar por este al casco antiguo y callejear por los jardines de la Cuenca o visitar sus Baños Árabes. Un paseo por la parte inferior del Tajo habilitada para ello o acceder al plaza de toros que cuenta ya con más de tres siglos de vida, la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Para los amantes de la enología y la bebida de los dioses, no pueden irse sin hacer una parada en alguna de las más de veinte bodegas enclavadas en el municipio.

Cala del Cañuelo

La reserva natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo también brinda un espacio de desconexión perfecto para aquellos que no dispongan de muchos días de vacaciones, pero necesiten retomar fuerzas al menos durante una jornada. En este paraje se encuentra la Cala del Cañuelo, uno de esos rincones casi secretos con los que cuenta el municipio de Nerja. Se trata de la última playa de Málaga antes de pasar a tierras granadinas. Naturista y con aguas cristalinas y vistas inundadas por acantilados, es el entorno ideal para practicar snorkel o buceo. Es considerada por el área de Turismo de la Diputación como «uno de los lugares más tranquilos del litoral malagueño».

Ardales

Junto al embalse del Guadalhorce se encuentra la localidad de Ardales. Un municipio en el que su emplazamiento le ha permitido estar rodeado de numerosos espacios que explorar y gracias a los cuales alejarse temporalmente del estrés de la capital. Unos días de vacaciones en esta localidad y su entorno, ofrecen la posibilidad de conocer el famoso Caminito del Rey o realizar senderismo por los parajes naturales que lo rodean como por ejemplo, el entorno de los Gaitanes. Otras opciones pueden ser bañarse en las aguas del pantano del Chorro o visitar la paleolítica Cueva de Ardales, un referente del sur de la Península Ibérica, debido a sus numerosas pinturas y grabados.

Antequera

Localizada en el mismo corazón geográfico de Andalucía, este municipio malagueño es considerada por muchos como «tierra de leyendas». Su riqueza cultural hace posible que perderse en sus calles y espacios naturales, sean para algunos una delicia. Para los que buscar transportarse a otras épocas, esta ciudad está conformada por una riqueza monumental que hace posible ese deseo. El conjunto monumental de la Alcazaba, el Palacio de Nájera, su Plaza de Toros, los Dólmenes de Menga, Viera o El Romeral son algunos ejemplos de ello. Paseas por los entornos del Peñón de los Enamorados o visitar El Torcal no pueden faltar dentro de los planes de la escapada a esta comarca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook