Noticias | Agenda

Música

"Aprendí a amar la música a través de mi padre"

Entrevista a Haydée Milanés, que actúa este domingo en La Cochera Cabaret
11-10-2019 03:00
0 votos
HAYDÉE MILANÉS actúa en La Cochera Cabaret este 13 de octubre, a partir de las 21.00 horas. Entradas: 12 euros.

HAYDÉE MILANÉS actúa en La Cochera Cabaret este 13 de octubre, a partir de las 21.00 horas. Entradas: 12 euros.

Hace mucho tiempo que dejó de ser la hija de para ser Haydée. Está otada de una voz sutil que se nutre de influencias del son, la trova tradicional cubana, la música popular brasileña y los grandes del jazz norteamericano.

En Cuba suele darse el caso de que un músico famoso sea descendiente de otro también reconocido. ¿Qué debe Haydée Milanés a Pablo Milanés?
Aprendí a amar la música a través de mi padre. Tuve la suerte de verlo componer canciones junto a una casetera. Vi a grandes músicos, como Paco de Lucía, sentados en la sala de mi casa. También pude escuchar descargas de grandes músicos cubanos, que, junto a mi padre, tocaban canciones de la vieja trova tradicional cubana. Creo que mi sensibilidad se formó a partir de todas esas experiencias. Por otro lado, creo que mi padre hoy se siente orgulloso de mí, pues entiende que amo lo que hago, y ve mis esfuerzos por conseguir lo que quiero. Vivo la música con gran pasión.

¿Qué recuerda con más cariño de sus primeros contactos con la música?
Cuando mi padre y yo cantábamos a dúo alguna canción infantil y él me hacía la segunda voz.

Su primer viaje musical fue a Brasil, a Sao Paulo. ¿Qué le aportó esa experiencia?
Pasé a formar parte del cuarteto de Ernán López Nussa, reconocido pianista que en su música mezcla el jazz con géneros cubanos. Imagínate, con 19 años tuve la suerte de cantar junto a Tata Güines, legendario percusionista cubano, y Pancho Terry, rey del chequeré.

Participó tocando en jam sessions en el club La Zorra y el Cuervo. ¿Qué significa el jazz en su trayectoria y cuáles son sus otras influencias musicales?
En casa se escuchaban discos de jazz y, además, los grandes músicos que acompañaban a mi padre lo introducían en sus canciones de alguna manera. Mientras fui estudiante, gustaba de ir a los festivales de jazz de La Habana; me interesaba mucho escuchar lo que allí sucedía. Luego, cuando comencé mi carrera musical, pensé que sería una cantante de jazz, pero, si bien tomé otros caminos, creo que el jazz está presente de alguna manera en mi forma de hacer música. La libertad que ofrece trato de que me acompañe siempre. Pero definitivamente la canción cubana es mi mayor influencia, el son, el bolero-feeling. La música brasilera también me influyó mucho, sobre todo Elis Regina.

Viajó a Nueva York para grabar su primer álbum como solista. ¿Cómo se sintió allí?
Fue una gran experiencia. Grabé ese disco de la mano de Descemer Bueno, y ahí pude ver cómo era todo el proceso de producción musical, que me apasionó mucho. La ciudad me encantó y me iba en las noches a escuchar música por los clubes de la ciudad.

¿Cómo fue el salto a componer sus propios temas?
Siempre quise componer. Y cuando eso sucedió, fue un medio de expresión muy importante para mí. Comencé más o menos a los 23 años.

¿Qué asuntos le gusta tratar?
La verdad es que hace tiempo que no compongo canciones, pues me he dedicado a cantar a los grandes autores de Cuba. Creo que ya estoy esperando otra oleada de inspiración. Le canto al amor, a las tristezas, las alegrías, los misterios de la vida.

Homenajeó a Marta Valdés y luego cantó a dúo con su padre once de sus temas. ¿Cómo surgió la idea y cómo es cantar con su propio padre?
Tras el homenaje a Marta Valdés, me pregunté: «¿No haré un trabajo así con las canciones de mi padre?» Hacía tiempo que tenía ganas de hacer un trabajo serio con ellas. Y cantar con él lo disfruté muchísimo, porque tenemos una gran afinidad musical y es algo que fluye naturalmente. Ambos sabemos lo que vamos a hacer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook