Noticias | Agenda

Vuelta de tuerca al relato más grande

La loca loca aventura de Ben-Hur, en el Cervantes

Focus e Yllana presentan en el Teatro Cervantes la versión humorística pero respetuosa de la historia de historias, sobre la tolerancia, la fe y mucho más
28-11-2019 18:27
0 votos
Agustín Jiménez, en el centro de la imagen, en un momento de «La loca, loca aventura de Ben-Hur».

Agustín Jiménez, en el centro de la imagen, en un momento de «La loca, loca aventura de Ben-Hur».

El Teatro Cervantes acoge este viernes y sábado La loca, loca historia de Ben-Hur, una divertida comedia coproducida junto al Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida por las prestigiosas Focus e Yllana y firmada por el también actor Nancho Novo.

La loca, loca historia de Ben-Hur es una disparatada y gamberra versión teatral de la novela de Lewis Wallace así como de la famosa película de William Wyler protagonizada por Charlton Heston en 1959.

Con un ritmo y una originalidad visual que sus artífices definen como Teatromascope, en recuerdo del legendario Cinemascope, el sistema con el que se rodaban las películas en el Hollywood de los años cincuenta del siglo pasado, el montaje acerca al espectador de hoy aquella historia épica sin que pierda un ápice de grandiosidad.

La versión, que está plagada de ingeniosos gags visuales y mordaces y absurdos diálogos, plantea una curiosa reflexión sobre la verdad, el amor y la lucha de género, y lo hace con ayuda de seis actores que dan vida a multitud de personajes. En concreto, Agustín Jiménez, Elena Lombao, Richard Collins-Moore, Víctor Massán, Fael García y María Lanau cuentan, esta vez sin cortapisas, lo que nadie ha contado sobre esta historia «en la que las cosas no son lo que parecen» o «mejor dicho: las cosas sí son lo que parecen».

Confiesa Nancho Novo que el mayor reto de escribir La loca, loca historia de Ben-Hur para Yllana residió en «crear una pieza cómica que no perdiese un ápice de la grandeza épica inherente a tan magna obra». Para ello, lo primero que hizo fue leer la novela, lo que vino a confirmar sus temores de que el trabajo no sería fácil.

Y es que el libro de Wallace no se caracteriza por su sentido del humor, así que el «desafío» estaría en «sacarle punta», añade el autor, para quien «la historia de Ben-Hur se sustenta en dos pilares». Por un lado, la historia de Cristo, y, por otro, la amistad entre un príncipe judío (Judá Ben-Hur) y un legionario (Messala) en la Palestina ocupada por los romanos, una amistad que acaba convertida en odio por las diferencias político-religiosas entre ambos. «Todo ello conforma un relato de fuerte carga dramática, que no llega a ser trágica precisamente por la confluencia final de los dos mundos: el humano y el divino», explica Novo. Y, precisamente, el tratamiento de la figura de Jesucristo fue una de las cuestiones que más preocupó a Novo durante el proceso de adaptación, porque «se le debe el mayor respeto», pero «debía hacer reír».

Novo asegura estar «muy satisfecho» del resultado: «Creo que la esencia de la historia se ha respetado, para desmontarla luego y darle el giro humorístico y filosófico, aunque estoy seguro de que si el General Wallace levantase la cabeza no dejaría ninguna de las nuestras sobre sus hombros», bromea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook