Noticias | Agenda

Música

The Cynics, historia viva del rock garagero, en Theatro

Los treinta años de la publicación del totémico Rock n' Roll son la excusa de la nueva gira de los de Pittsburgh, los auténticos responsables de la resurrección del rock más sudoroso y rebelde de los años 80
24-01-2020 04:00
0 votos
The Cynics, en una imagen promocional. L. O.

The Cynics, en una imagen promocional. L. O.

The Cynics

  • Theatro Club, el lunes 27, a partir de las 22.00 horas.
  • Entradas: 10 euros

Quienes entienden que el rock es, sobre todo y ante todo, actitud, conocen de sobra a The Cynics. Los hijos espirituales de The Sonics, los principales artífices de la resurrección del garage rock junto a The Fuzztones, entre otros. Gracias a ellos los 80 fueron más sexy, más tremendo, más ácidos, más sudorosos... Y siguen en ello, unas cuantas décadas después. Descargarán en Theatro Club, en pleno Centro Histórico de Málaga el próximo lunes.

¿Os gustan Ty Segall, The Black Lips, Thee Oh Sees y similares? No podían haber existido sin el guitarrista Gregg Kostelich y el cantante Michael Kastelic, los únicos miembros constantes de The Cynics. ¿Cómo definir lo suyo para los neófitos? Se lo dejamos a Kostelich, quien en una entrevista reciente con Muzikalia describió: «Para mí, el garage es uno de los mejores sonidos porque suena literalmente a tocar en una cochera, tiene el reverb y el eco; como Gloria de Shadows of Night, The Last Time de The Rolling Stones e It's Not Fair de Unrelated Segments. 1966 fue el mejor año, lo llamamos el verano del odio. Una época llena de resentimiento, ¡todos al diablo! Ahí tienes, pura actitud engreída y punks por todos lados».

Su mejor disco sigue siendo el totémico Rock n' Roll (1989), un tratado fundamental de garage de los 80, en el que las guitarras con fuzz, ácidas, conviven a la perfección con melodías folk, arrebatos soul y mucho más. Es un tratado fundamental para mostrar el lado oscuro de los 80, alejado de los nuevos románticos, los sintetizadores y la música más o menos banal y superficial con que suele identificarse aquella década. Precisamente, nos visitan con motivo de los 30 años de ese álbum.

Pero ojito que los señores de Pittsburgh siguen haciendo de las suyas con fortuna: Spinning Wheel Motel (2011), por ejemplo, es un disco más que apañado que los muestra vibrantes y relevantes, que no es poco.

Kostelich y Kastelic son habituales en el circuito rockero del norte de nuestro país, donde saben bien del garage y derivados. Estos héroes del underground de EEUU se sienten comprendidos entre nosotros, y ellos corresponden dando siempre su cien por cien. «Ahora los chicos ven vídeos en Youtube antes de ir a los conciertos y puede que haya quien piense que con eso llega. Yo lo que le puedo prometer a la gente que vaya a venir a vernos es que van a ver a una de las mejores bandas de rock n' roll en vivo, un grupo que trabaja duro para al día siguiente sonar mejor», aseguró Kostelich en La Voz de Galicia. O sea, que claro que mejor no lleves una camiseta nueva o a la que le tengas aprecio a su concierto si no quieres tener que tirarla a la basura. Aquí se suda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook