Noticias | Agenda

Entrevista al cantautor Luis Pastor

"La derecha no nos amedrenta a gente como yo"

En el marco de la exposición 'Paso a paso, nombre a nombre'. Recordando la Desbandá, este sábado el comprometido cantautor, una de las voces fundamentales de la izquierda española, presentará un recital en el Castillo Bil-Bil de Benalmádena
31-01-2020 04:00
0 votos
El cantautor extremeño, en una imagen reciente. L. O.

El cantautor extremeño, en una imagen reciente. L. O.

El episodio de este verano con la cancelación de un concierto en Aravaca, le devolvió el trago amargo de la censura, y situó a Luis Pastor en el foco mediático.
Yo no necesitaba esto. Mi poema Que fue de los cantautores en 2018 tuvo ocho millones de descargas. Y yo notaba la asistencia a mis conciertos de mucha gente a la que no veía hace muchos años, gente a la que les ha removido las entrañas del culo del sillón y de la televisión y les ha sacado de casa. Pero también es verdad que el foco mediático de un mes de agosto entero hablando de Pedro [Pastor, su hijo] y de mí en todos los programas a los que normalmente no tenemos acceso, en artículos de opinión de muchos periódicos, todo esto me ha dado un altavoz más grande. Estoy acostumbrado a trabajar a contracorriente, si la corriente me favorece ¡Aleluya y alegría! Si esto se llena más, colas para entrar a los conciertos, hay una receptividad de gente que no me conocía y que no se paraba a escucharme y de pronto me descubre, porque eso es así y me ocurre todos los días. Por otro lado, vivo al día, no tengo dinero y cuando gano un poquito más de lo que me hace falta, grabo discos, y un disco que me estaba esperando es La paloma de Picasso...

Adelántanos algo.
Hay letras mías, siete u ocho, y letras de poetas. Llevaba años y años sin musicar a los poetas y cantando mis letras. Me encontré con la poesía de Saramago y he hecho dos discos, releí a Miguel Hernández y compuse 20 poemas de Miguel, y en ese recorrido me he encontrado poemas sueltos, ya que nunca había cantado a García Lorca y he musicado Mariana Pineda, he metido un poema de Miguel Hernández, tres de Marcos Ana, uno de Benedetti y otro de Luis García Montero.

¿El pacto de las izquierdas le alegra el corazón?
Alegrarme el corazón, poca alegría desde ese lado [risas]. Es una metedura de pata como un castillo. Lo que no hicieron en las pasadas elecciones lo hacen ahora a remolque. Es una huida hacia adelante como todos los partidos. Es la nueva realidad en este siglo XXI en esta España diferente y cambiante y que no es la España única de la bandera y de las señas del franquismo, la que nos quiere devolver a la involución, toda esa parafernalia que trae la derecha. Y es un mensaje que cala, y lo hace desde el lado hipócrita y amoral de esta gente que señala al emigrante como el chivo expiatorio de todos los males. Cuando nosotros con nuestros padres, en la España de los 60 y 70 hemos sido esos emigrantes, mano de obra barata, explotados, viviendo en los suburbios de Madrid y otras, nosotros que no tenemos memoria, ahora mucha gente humilde es capaz de creerse ese discurso del odio y de la xenofobia. Somos unos desgraciados, no tenemos alma, y más los que se consideran cristianos y van a misa. La amoralidad de esta gente yo no la entiendo, me pongo enfermo.

¿Esto obliga a estar en guardia y cambiar las formas?
A gente como a mí no nos amedrenta, venimos de situaciones peores que ésta, de ser perseguidos, observados, fichados, de tener a la policía secreta en cada concierto, y no me quita el sueño, pero sé que es un síntoma de la involución que se está viviendo en este país, de retroceso de derechos, de conquistas sociales. Esta gente viene ahora a contarnos otra vez la historia del pensamiento único, de la iglesia, la bandera, el catolicismo, de los valores, el Cid Campeador, de su puta madre. Es que están tontos y son muy peligrosos, porque su discurso está calando, y eso es terrible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook